Malos tratos.

Para poner soluciones a este fenómeno, ¡se rasgan las vestiduras! Las últimas noticias sobre violencia y malos tratos vuelven a ser un nuevo indicio de la impotencia operativa de la sociedad.

Las estadísticas dicen que están repuntando los malos tratos y la violencia que jóvenes entre 14-18 años ejercen sobre sus padres, más sobre las madres.

Y una vez más, reuniones de urgencia con ministros, declaraciones grandilocuentes de políticos, impotencia generalizada…

“¡Hay que hacer algo con estos jóvenes!: Que es necesario inculcarles valores, que es necesario replantearse el sistema educativo, que hay que concienciar a la sociedad, que hay que luchar contra esta lacra, etc.”

Como ya sabéis, el planteamiento que estoy difundiendo, contempla poner la mirada de observación en el origen de toda violencia, en el origen de los malos tratos, tal y como cuento en mi libro recientemente editado:

“LO QUE NUNCA SE HA DICHO SOBRE EL BULLYING, MOBBING Y VIOLENCIA DE GÉNERO”
“La perversión de los instintos – El culto a la gran mentira”,

Los jóvenes que tienen conductas violentas con sus padres, son portadores del “patrón de malos tratos” y son capaces de ejercerla, saben ponerla en práctica; y para saber hacer cualquier cosa en esta vida, primero es imprescindible aprender a hacerla; y para aprender a hacer algo, es necesario que alguien nos enseñe, es necesario tener un modelo. Ellos saben muy bien practicar los malos tratos, han aprendido eficazmente –para bien o para mal–.

Digo en el libro –y repito aquí–, que estos jóvenes fueron enseñados por sus padres. Lo que está ocurriendo es la cosecha de lo sembrado.
Y nadie mejor que los padres –ahora convertidos en víctimas– para ayudar a sus hijos a cambiar.

Y para hacerlo, tendrán necesariamente que cambiar ellos. En esta partida de la vida, les lanzo este ¡Hórdago!

Si realmente quieren soluciones a los malos tratos, si quieren vivir en paz y tranquilidad, si realmente quieren tener unas relaciones armoniosas con sus hijos, si realmente quieren que crezcan armónicamente y se desarrollen en plenitud, será necesario que cambien ellos.

Los lamentos no sirven de nada y ya no bastan las palabras. Los mensajes a vuestros hijos para que “sean buenos hijos” sólo tendrán éxito si van acompañados de hechos. El primer hecho es el de reconocer que cuando vuestros hijos eran niños vosotros les ensañasteis todo.

Padres y madres víctimas de violencia “filio-parental”, os ha llegado el momento de coger el toro por los cuernos y mirar lo que os está pasando como una gran oportunidad. Un oportunidad para convertir ese sufrimiento por los malos tratos en una catapulta hacia el Amor con mayúsculas.

Como comienzo, podéis acceder –y disponer de forma gratuita– a mi Informe Especial:

“5 Claves para Mejorar y Cambiar la Relación con tu hijo – Un pequeño cambio os traerá grandes beneficios”

El tiempo no cambia nada. Lo que sí puede cambiarse es aquello que hacemos mientras el tiempo transcurre. Mientras estamos vivos, somos los dueños de la opción de buscar y encontrar soluciones eficaces.

Si estáis dispuestos, podéis contar conmigo. Estoy a vuestra disposición para acompañaros en ese camino con toda mi experiencia y todos mis recursos profesionales.

Con todo mi Amor, muy atentamente,

Ángel Cárcar

Llámame al +34 610 521 766
Escríbeme a: info @ angelcarcar.com

 

 

 

Comments:0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *